Cuando perdemos el tiempo por no quedar mal con otros

Puedes creer  que, a veces, con tal de no quedar mal con nuestros amigos, terminamos desperdiciando un día entero haciendo cosas importantes para otros mientras que lo importante para nosotros se queda sin hacer. Todo porque creemos que ser un verdadero amigo es siempre estar a disposición de la otra persona. Sentimos que si hacemos esto, ellos harán lo propio con nosotros en el futuro.

Otras veces sentimos que no pudimos negarnos ya que la situación en cuestión se presentó de manera imprevista, nos puso entre la espada y la pared y no tuvimos más opción que aceptar. Si te sucede esto con frecuencia, simplemente recuerda que cuando estés desperdiciando tu tiempo, haciendo cosas que son importantes para otros, pero no para ti, es tu tiempo el que estás malgastando.

La próxima vez que estés ocupado trabajando en algo importante y tu mejor amigo te llame para que lo acompañes al aeropuerto a recoger a su tía, porque le da pereza ir solo, simplemente dile “no”. Ten presente que el decir “sí” cuando en verdad queríamos decir “no” sólo creará resentimiento contra la otra persona por no tener consideración con tu tiempo, y contra ti por no tener la fuerza para ser auténtico contigo mismo.

No tienes que inventar excusas, ni decir mentiras. Tampoco tienes que tomar una postura agresiva u ofensiva. Muchos creen que para evitar que la otra persona insista deben decir cosas como: “¿Estás bromeando, tú crees que no tengo nada mejor que hacer?”, o “¿Acaso crees que soy tu chofer o que tengo tiempo de sobra para desperdiciarlo así?”

Nada de esto es necesario. Simplemente le dices: “Lamento no poder hacerlo, pero estoy muy ocupado”, o “¿Sabes qué? En este momento no puedo aceptar más compromisos de los que tengo”. Es así de simple.

¿Qué hacer y qué no hacer?

1. Un buen punto de partida para decidir qué no hacer es determinar cuál es el impacto que tendrá en tu futuro lo que estás a punto de realizar. Si algo es realmente trascendente, el hacerlo o dejarlo de hacer tendrá grandes consecuencias –positivas o negativas— a la postre.

Si antes de llevar a cabo cualquier actividad evalúas su impacto futuro, podrás determinar si esta responde a una de las prioridades importantes en tu vida o no. 

Ver televisión o navegar por internet y por la redes sociales sin rumbo fijo son actividades de baja prioridad, porque fuera de proveer cierta distracción pasajera no van a tener un impacto positivo en tu familia, tus negocios o tu vida. Nada trascendental va a ocurrir como resultado de leer el periódico todos los días.

Así que cada vez que encuentres algo que creas que requiere tu atención, antes de realizarlo pregúntate si de verdad debes atenderlo o puedes simplemente ignorarlo. Si puedes ignorarlo y olvidarte de ello es porque seguramente no es importante para tu éxito. Entonces olvídalo. 

 

2. Si concluyes que dicha actividad es simplemente algo que no puedes ignorar, no sientas que tienes que parar todo lo que estés haciendo para llevarla a cabo inmediatamente. Determina primero si puedes posponerla para más tarde.

No me refiero a dilatar las cosas sin ninguna razón, ni caer víctimas del síndrome del “mañana”, sino de buscar el mejor momento para realizar dicha labor de la manera más eficiente y efectiva. Si encuentras que puede esperar, entonces asegúrate de asignar una fecha y una hora determinada para su realización. 

 

3. Si juzgas que el asunto en cuestión no puede ser pospuesto y debe ser atendido ya mismo, no te precipites aún a dejar lo que estás haciendo para realizarlo. Determina si puedes delegarlo a otra persona. La clave está en asignar dicha actividad a alguien que pueda realizarla más rápido, de manera más eficiente, o mejor que tú.

Una vez que has ignorado lo que en realidad no tienes que hacer, has pospuesto o delegado otras actividades, sólo entonces puedes hablar de qué hacer y cómo hacerlo; no antes. El problema es que la mayoría de nosotros hemos sido entrenados para “hacer”, muchas veces sin pensar.

Recuerda que decir “no” es tu derecho. Negarte a hacer algo, a tomar una decisión precipitada o a aceptar una invitación no debe ser tomado como una actitud de egoísmo. Es todo lo contrario, no saber decir “no” puede estar enviando la señal equivocada. Tal incapacidad puede ser interpretada como una muestra de una actitud débil y una pobre autoestima que se reflejan en una excesiva necesidad de ser aceptado por los demás.

 

¿Te gustaría recibir otros artículos como este?

Al suscribirte aceptas nuestras politicas de privacidad y tratamiento de datos
Leer más

Todos somos el resultado de lo que pensamos

Muchas veces en medio de nuestro afán por lograr el éxito y la felicidad, buscamos fuera de nosotros algo que siempre se ha encontrado en nuestro interior: el secreto para vivir una vida plena y feliz. Todos queremos ser felices y tener éxito en la vida; deseamos saber cuál es el secreto que nos permita …

navigate_nextLeer más

9 Responses

  1. excelente articulo a veces caigo en esa disyuntiva de decir que no pero sabes algo Camilo ya me canse por que al final primeto debo ser Yo, y si yo tengo mis planes no debo posponerlos por complacer a otros a veces se me hace dificil y termino en los casos cediendo como puedo trabajar en esto …..Gracias por tus aportes y valioso tiempo ….Saludos desde Venezuel

  2. Gracias increíble lo pondré en Práctica!!

  3. Buenísimo el artículo gracias lo pondré en Práctica

  4. Gracias dr Camilo Cruz excelente su exposicion , uno siempre pensando primero en los demas
    Poner en practica el 100% para uno mismo..y así ayudas a crecer a los demás .
    Graciasss

  5. Muchas gracias Dr. Camilo, leer el articulo me hizo reflexionar que debo tomar en cuenta mis propias prioridades y no dejarme influir por los asuntos de los demás, para quedar bien con ellos. Debo aprender a decir “no” tal como lo menciona en el artículo.
    Lo pondré en práctica, definitivamente.

  6. Escrito por Adela Rosas Muchas gracias Dr Camilo por su artículo lo pondré en práctica en mi vida se que debo aprender a decir no gracias que Dios lo bendiga

  7. GRACIAS Dtr asi sera primero mis prioridades aunque se recientan salvo casos especiales y delicados

  8. Excelente artículo.

  9. Dr Camilo Cruz gracias por todo lo que me has enseñado, gratitud, termine de pulir esa parte jejej antes decía si a todo, ahora las personas me dicen que si estoy loca que ya no hago un favor y yo solo las miro y les digo cada quien con lo suyo cada uno debe resolver su propia situación jejeje me siento mejor así, otra parte que he cambiado es que perdía el tiempo jugando en el celular y lo fui reduciendo hasta el día que desinstale los juegos de mi celular, ya tengo mas tiempo productivo a mi negocio, pero aun tengo una vaca por quitar de mi camino y como tu dices nos vemos en la cima del éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.