El salto de empleado a empresario

Obviamente, la gran mayoría de nuevos empresarios vienen del campo laboral. O sea, han sido empleados, pero en algún momento deciden dar el salto de empleados a empresarios. Pero, ¿a qué se debe que solo unos pocos den este salto de empleados a empresarios mientras que la mayoría no se arriesga a hacer esa transición? El empresario quiere ser su propio jefe. No le atrae depender de las decisiones, a veces arbitrarias, de su empleador, mientras que el empleado trabaja en una relación de dependencia para con una empresa.

Porque lo cierto es que muchos empleados también odian esa relación de dependencia; no es que les agrade cumplir horarios, tener jefes ni trabajar bajo presión, especialmente cuando el logro de sus metas laborales no siempre se ve reflejado en un aumento de sus ingresos. Sin embargo, el empleado tolera todo esto porque ha aceptado que ese es el precio que debe pagar por contar con la seguridad de un salario fijo.

Lo emprendedores que deciden dar el salto de empleados a empresarios, toman esta decisión motivadas por la idea de no tener un jefe, de gozar de la libertad de disponer de su tiempo, de decidir qué hacer y cuándo hacerlo. Pero una vez comienzan su negocio, poco a poco se dan cuenta que las cosas no siempre son así. Ahora, en lugar de tener que responderle a un solo jefe, cada uno de sus clientes, en cierto sentido, es su jefe. Si antes odiaban tener que regirse por un horario, como empresarios no tienen un horario fijo; con frecuencia deben iniciar sus labores más temprano y terminar más tarde que los demás o trabajar en las noches y durante los fines de semana.

Pero ¿por qué no habrían de hacerlo? Después de todo, es su negocio. Ya no están persiguiendo las metas de otros sino sus propias metas. Lo que debe importarles ahora no es cuál es la hora de salida sino el cumplimiento de los objetivos que se han propuesto. Así piensa el empresario exitoso. Él sabe que todo esto es parte del precio a pagar y no lo cuestiona porque entiende que está invirtiendo en su propio negocio, en su futuro. Ese sentido de pertenencia lo lleva a trabajar más de lo que trabajaría en un empleo pues ahora él es el jefe y debe tomar decisiones y asumir responsabilidades por los resultados obtenidos.

Cuando el empleado termina su jornada laboral se da el lujo de dejar en la oficina los problemas del trabajo. No se preocupa de si la empresa está generando suficientes ganancias o incrementando su participación en el mercado ya que tiene la certeza de contar con sus ingresos fijos al final de cada quincena. Tampoco se inquieta si las metas de ventas del mes no se lograron o la competencia se ha incrementado. Sabe que esas son preocupaciones de su jefe, no de él. Esta realidad marca una enorme diferencia entre la manera de pensar del empleado y la del empresario.

Lamentablemente no todo nuevo empresario logra cambiar su manera de pensar y este error casi siempre lo conduce al fracaso. Muchos creen que construir un negocio prospero y duradero es algo que van a lograr invirtiendo solo un poco de su tiempo y esfuerzo. Algunos llegan al colmo de cerrar su negocio durante largos periodos solo porque están cansados, es época de vacaciones o sencillamente están desmotivados.

Por su parte, el empresario exitoso comprende que es su deber generar sus ingresos y cumplir sus obligaciones dado que los beneficios de su esfuerzo y trabajo son para él, así que no pierde el tiempo cuestionándose si el precio que está pagando por el éxito de su empresa es demasiado alto, ya que sabe que los beneficios serán infinitamente mayores que si fuera un empleado asalariado.

No te resistas a dar el salto definitivo de empleado a empresario. Examina en qué áreas de tu negocio continúas exhibiendo una mentalidad de empleado y no has logrado realizar la transición a pensar como empresario. ¿Qué estás en capacidad de hacer ya mismo para corregir este comportamiento y cambiar tu manera de pensar?

¿Te gustaría recibir otros artículos como este?

Al suscribirte aceptas nuestras politicas de privacidad y tratamiento de datos
Leer más

¿A qué le dices sí y a qué le dices no?

El hecho de tener una visión clara de lo que buscas te ayuda a tomar mejores decisiones y contribuye a determinar cuales oportunidades aceptas y cuales rechazas. En cierta ocasión, mi amigo Mark Victor Hansen, creador de los libros, Sopa de pollo para el alma, compartió conmigo una anécdota que ilustra muy bien la manera …

navigate_nextLeer más

12 Responses

  1. Me encanta escuchar y leer

  2. Excelente artículo, aunque todavía sigo siendo empleado, siempre estoy con la convicción de empezar mi negocio, y si una de los grandes miedos de los que somos empleados y queremos tener nuestro negocio es esa, de saber que no vamos a tener un ingreso fijo, y que debemos realizar nuestras cosas con mayor empeño para que el negocio funcione, tener mentalidad de empresario es un paso fuerte, pero se logra con consistencia y sobre todo en tener las metas que se desean alcanzar

  3. Justo al momento de leer este maravilloso articulo, estaba en el interrogatorio interno tratando de responder, Bueno, a cuenta de que cambio mi rol? y creo que las metas personales son un buen motivo para ejecutar ese cambio de rol. Un bonito articulo, ajustado a mi realidad, mucho miedo, mucha preguntadera. Gracias

  4. Bueno .yo empecé desde abajo como una vendedora de productos de belleza,,fui creciendo poco apoco con mucho esfuerzo,llegue a formar mi empresa paso poco tiempo y fui cayendo,apesar de la dedicación,responsabilidadad. no sé qué pasó..pero aún sigo Persistuendo en mi sueño en ser una empresaria, seguiré aprendiendo de sus consejos,motivaciones hasta lograrlo.a un el temor la duda está ahí siempre acompañado..

  5. Interesante articulo estimado Camilo. Yo prefiero combinar ambas posiciones, es decir me inclino mas a la de un empleado-empresario, es decir aseguras un fijo mensual y también procuras tener “lo variable” – el negocio propio, de tal manera que si la situación anda mal, por ejemplo te despiden, al menos tendrás el variable o viceversa. Va depender también mucho del contexto económico, político y social en la que te muevas. Hay países donde apenas creas tu empresa ya la administración tributaria y demás instancias te inician una persecución, y en lugar de darte oxigeno para que crezcas como empresario terminan ahogándote, he allí de porque muchos optan por la informalidad. No pretendo generar una excusa, sino mas bien mostrar lo que ocurre. En por ello que combinar ambas posiciones seria lo mas adecuado, dependiendo obviamente del contexto donde te encuentras.

  6. Extraordinario artículo, gracias por dejar tu huella a la humanidad. Somos muchos disfrutando de tus tantos saberes. Dios continúe bendiciéndole con tanta sabiduría. Dios le bendiga!

  7. Excelente!!! Camilo, el artículo, creo que explica detalles importantes que debe considerar todo el que quiera dar este salto, ya que como bien indicas a veces se piensa que con este salto se trabaja menos y es todo lo contrario, hay que trabajar más, no hay horario fijo, puedes trabajar de día y de noche, fines de semana, fechas especiales, además de ello la agenda que debes llevar de tu rutina, al igual que si estuvieses trabajando para una Empresa, solo que acá debes hacerlo tu mismo, en fin, hay mucho más que hacer, pero con la satisfacción que es tu propio negocio el que estas haciendo crecer, mis mejores deseos para todo el que decida emprender su propio negocio.

  8. Es muy buen tema llegó en hora buena por qué deje el temor atrás y emprendí mi vuelo ya no soy en empleado justamente en esta cuarentena ya soy un emprendedor muchas gracias DR Camilo Cruz por sus enseñanzas que nos das

  9. Exckente. Una vez comence mi propio negocio y no me fue bien. Ahora sigo como

  10. Sigo como empleado. Pero aun con el deseo de emprender mi propia empresa

  11. Gracias dr. Por tantos mensajes muy útiles para poder triunfar trabaje para varias empresas que me enseñaron métodos excelentes administrativos pero en la practica como pymes es otra cosa sus consejos son muy acertados le agradezco por tomarme en cuenta

  12. Exselente articulo buena enseñansa lo felicito q dios le siga dando esa bendicion para seguir leyendo sus cosejo yeseñansa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.